sábado, 12 de septiembre de 2015

Yo también sé de lluvias doradas

Estos están con gastroenteritis. Súper chungos, vaya. 

Bebé cogió el virus y la contagió a ELLA y por último cayó ÉL.

No os recomendaría acercaros a menos de 20 metros cuadrados del baño de mi casa, porque parece que tienen emparedado un cadáver en estado de putrefacción. Que, por otra parte, a ELLA la creo capaz de eso y de más, pero ya sería otro asunto.


El viernes por la mañana, ÉL se levantó, pero tuvo que volver para la cama en estado comatoso. Yo decidí acompañarlo y me acurruqué sobre sus pantorrillas, dentro del edredón. Como le daba calorcito y ELLA no se percataba de nada, ahí me quedé.

Pasó poco rato cuando me entraron unas ganas enormes de vaciar mi dulce vejiguita. Pero claro, hacía frío, llovía... y no me apetecía un cuerno levantarme.

Pude haberme acercado a la terraza -que está en SU habitación- para que me abrieran. O a la puerta entrebierta del cuarto. O, a una mala, haber ido a mear al baño. PERO NO LO HICE. 

Tan cómodo como estaba y sin ni siquiera incorporarme, solté un río de micción, poniendo perdidos SU pijama, SUS pantorrillas, SU sábana bajera, SU colchón último modelo con todas las prestaciones del mercado, SU funda nórdica y SU edredón. 

ELLA, que dormía plácida y profundamente, se despertó al grito de:

-¡Hijo de la gran putaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!

Todavía no sé cómo sigo en casa, pero la imagen de estos dos frotando desesperados el colchón y poniendo lavadoras enfermísimos a las siete y pico de la mañana no se borra de mi inocente cerebrito.

Y encima, se les rompió el tendal cuando pusieron la carga de ropa de cama a secar.

Y encima, tuvieron que poner otro.

Y encima, a ELLA con todo el lío casi se le quema un bizcocho que tenía en el horno para SU gran amigo Manu.

Y encima y sobreencima, ¡¡¡les llovió esta noche!!! Y vuelta a empezar.

Va a tener que venir Verdeliss a esta casa a enseñarles sus trucos de youtuber vieja.

Ñiaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

14 comentarios:

  1. Coño como te has pasado, respeta la enfermedad. Todo esto es superior a todo lo aguantable. Timón porfa no cabrees

    ResponderEliminar
  2. Jajajaj, si, va a ser eso, que no saben como Verdeliss, no es que tú seas un gochín ni que te importen un bledo las personas que te tratan como a un rey, noooo, es que no saben como Verdeliss.
    Un besito para todos, bueno, a ti me lo pienso.
    Y que se recuperen que se pasa fatal, sobretodo poniendo lavadoras y arreglando tendales.

    ResponderEliminar
  3. Lo dicho... unos gochos todos... Una casa desastrosa... Unos maleducados...En fin...
    Bebé cuando crezca aprenderá de vosotros e improvisará letrinas por toda la casa, Qué mal ejemplo!

    ResponderEliminar
  4. Me parece que esta vez no hay quien te defienda se te fue la mano y el chorro.

    ResponderEliminar
  5. El gocho del pumarín a tu lado es más limpio que el calvo de don limpio jajajajaja

    ResponderEliminar
  6. Hola:
    Nueva por aquí. Me tenéis perdida con el gocho del pumarín ,que cojones es eso? Por otro lado, pobre animalillo. Yo me mee en la cama una vez y puse perdido a mi marido. jajaja
    Soy Crónicas de una Española en Viena
    Besos

    ResponderEliminar
  7. ¡¡Serás marrano Timmy!!
    Eso no se hace. Luego te quejarás que te dejan encerrado en un cuarto oscuro lleno de serrín o en la terraza con -10 grados pero... ¡te lo mereces!

    ResponderEliminar
  8. Ya sabía yo que tú también tenías cosas que confesar. Si es que sois de lo que no hay. ¿Te parecerá bonito no respetar la enfermedad ajena? Y todavía pretenderás que nos haga gracia la anécdota. Pues no, ni mijita.

    Hoy no te tocan caricias, no te las has ganado.

    ResponderEliminar
  9. Timon esta vez te has pasado pedazo de marrano!! Si es que no tienes compasión, estan enfermos y te meas en su cama!!!! Esto no puede ser Timón.... así no.

    ResponderEliminar
  10. jaajajajajaja, que hijo de fruta eres Timón!!! En serio, esas cosas no, porque hasta yo, que te defiendo siempre, lo tengo difícil esta vez. Y encima malitos como estaban. Vamos la cara de ella, debió ser un poema cuando despertó. Vaya tela.
    Lo que más me asombra de esta historia? Edredón??? En Valencia seguimos a 30 grados!!!! Me voy a ir a vivir allí, en serio, estoy del calor hasta los moños.
    Besazos rey de la "lluvia dorada" y no lo hagas más

    ResponderEliminar

¡Habla! Ñiaaaa